Democracia tricolor: ¿simulación o realidad?

Por: María del Carmen Nava

En el caso de que el conteo de votos distritales que realice el Instituto Federal Electoral (IFE) se aproxime a la votación que reporta el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el PRI habría ganado la presidencia de la República con el 38 por ciento de los votos. Para entonces, ¿qué es lo que el tricolor deberá concretizar de sus plataformas de campaña? ¿Tendrá las condiciones de legitimidad y acuerdos en el Congreso para lograr las reformas que se comprometió a impulsar?
 
Tendencias y contrastes
 
Sesenta y tres de cada cien mexicanos acudieron a las urnas el pasado 1° de julio. Se dice que ha sido una alta afluencia de votantes pero en 1997 la participación fue del 77 por ciento y en 2000 del 64 por ciento; sin embargo sí fue mayor que en 2006 en los que votaron más del 58 por ciento del listado nominal.
 
Las votaciones por los candidatos presidenciales de las últimas cuatro elecciones muestran un comportamiento interesante. Tanto Ernesto Zedillo como Enrique Peña tendrían el mayor número de votos a su favor: más de 17 y 18 millones respectivamente. Sin embargo, la legitimidad, aportes a la democracia y coyuntura de cada uno, son contrastantes.

Votación por Candidatos Presidenciales 1994-2012 

Image

Fuente: Elaboración propia con datos del Instituto Federal Electoral elecciones presidenciales 1994, 2000, 2006 y Programa de Resultados Electorales Preliminares corte lunes 2 de julio 2012, 20:00 hrs. con 98.95% de actas computadas.
 
Zedillo resultó ser candidato sustituto después del asesinato de Colosio, más tecnócrata que político. Enfrentó la crisis económica heredada por Salinas, entregó un país más sólido económicamente, con reformas importantes a la Suprema Corte de Justicia de la Nación; se creó la entidad superior de fiscalización. Negoció con un Congreso sin mayoría, trazó una sana distancia con el Partido Revolucionario Institucional en la conducción del país y facilitó la transición de gobierno a manos del PAN.
 
Las características de la posible entrada de Peña Nieto como titular del Poder Ejecutivo tienen un matiz democrático y de perfil político muy diferentes. Su trayectoria se desarrolla dentro de uno de los grupos priístas más ortodoxos, el grupo Atlacomulco. Es cuestionado por excesos en gastos de campaña, presuntamente apoyado por las dos televisoras mexicanas mediante transmisiones tipo infomerciales exhibidas por el periódico inglés The Guardian.
 
Más aun, el grupo de jóvenes #YoSoy132 se organizó para exhibir la falta de objetividad en los medios de comunicación y sus inclinaciones para favorecer al candidato tricolor. La falta de transparencia en el uso de recursos para promocionarse, sumado a la compra de voto y que el Congreso no tendrá ningún partido mayoritario, forman la combinación perfecta para que si hay un gobierno federal priísta, se enfrente a puntales exigencias de trasparencia, democracia, rendición de cuentas y oposición.
 
Gobierno verde
 
El fortalecimiento de las organizaciones ciudadanas, de la participación pública contribuirá a que se vigilen permanentemente las actividades del gobierno, el cumplimiento de sus compromisos de campaña y el apego a su plataforma electoral. En caso de que el PRI resulte ratificado como ganador por el conteo de votos distritales, quien hará la diferencia en la próxima administración serán los ciudadanos, académicos, especialistas, organizaciones y analistas que exigirán rendición de cuentas y observarán su desempeño.
 
En seis temas: democracia, economía, educación, política social, seguridad y medio ambiente, el PRI presentó 399 propuestas. Casi ocho de cada diez dependen del Ejecutivo y dos de cada diez serán consecuencia de la negociación con el Poder Legislativo. El mayor peso lo tienen las propuestas sobre medio ambiente, con el 28 por ciento, le sigue economía (18%), política social (16%), educación (15%), democracia (12%) y seguridad (10%).
Image
Fuente: Elaboración propia con base en plataformas electorales registradas ante el IFE.
 
Derecho a disentir, obligación de vigilar
 
El escritor Carlos Fuentes dijo en diciembre de 2011 en referencia al candidato del PRI en entrevista con la BBC de Londres: “Lo que no tiene derecho es a ser presidente de México a partir de la ignorancia, eso es lo grave”. A lo cual añadiría que si legalmente la votación mayoritaria benefició a Enrique Peña y resulta ser el próximo Presidente del país, los ciudadanos no tendremos derecho a pasar por alta nuestra obligación de vigilar y castigar en caso de que sea meritorio. México no puede regresar al vado democrático en el que estuvo por décadas. Depende de todos.
 
 
 
 
 
 
También lo puedes consultar en La Silla Rota:
Anuncios

Acerca de #CaleidoscopioElectoral

¿Qué traemos los mexicas en la cabeza al momento de decidirnos por nuestro gallo o gallina? Te lo contaremos Inteligencia Pública y Defoe
Esta entrada fue publicada en Temas Relevantes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s